Amenazas de la nueva ley de administraciones locales

Extraído de eldiario.es: cómo afectará la “ley Montoro” (de reducción y privatización de las administraciones municipales) a la población en el ámbito de los servicios sociales. En Galapagar han tomado la delantera.

* Desmantelamiento de los servicios sociales

A los recortes que se soportan desde 2011 se suma ahora el Proyecto de Ley de Sostenibilidad y Racionalización de la Administración Local, en trámite parlamentario. El texto prevé eliminar las competencias municipales en “la prestación de servicios sociales y de promoción y reinserción social”, cediéndolas a las autonomías. En la práctica esto supone que los ayuntamientos solo garantizarán unos servicios mínimos de información y orientación y alguna prestación económica de emergencia y de carácter puntual.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) ha elaborado un decálogo donde se denuncia que este traspaso de competencias supondrá la eliminación de los servicios sociales municipales, teniendo en cuenta el estado de las arcas autonómicas. El documento, firmado por asociaciones de personas mayores, profesionales, sindicatos y las principales organizaciones empresariales del sector, alerta de que al menos 200.000 familias se quedarán sin asistencia. Además, calculan la pérdida de 65.000 puestos de trabajo.

La Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) denuncia que peligra la continuidad de la ayuda a domicilio. Esta organización calcula que unas 600.000 personas se benefician de ella en toda España, en su mayoría a través de los servicios sociales municipales (del total, sólo 121.000 se conceden por la vía alternativa de la Ley de Dependencia).

Al margen de esta reforma, el pasado enero la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, anunció a los consejeros del ramo de que iba a dejar de financiar los servicios sociales municipales mediante el llamado Plan Concertado. En los presupuestos de 2014 aún no se recoge este recorte. El Gobierno ha mantenido su aportación; 32 millones de euros que no se estiran lo suficiente como para ayudar, ni con carácter de urgencia, a los más de ocho millones de familias que acuden a los servicios sociales municipales porque no pueden comprar comida, pagar las medicinas, el recibo de la luz, el agua o el alquiler de su vivienda.

Para la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, “el panorama es absolutamente demoledor”. Los servicios sociales son “el último recurso para un número cada vez mayor de personas y familias”, recuerda en un comunicado.

Vía libre a la privatización

La reforma de la Administración Local también abre la puerta a que los servicios sociales sean de “gestión indirecta”. Muchas prestaciones, como la ayuda a domicilio, ya llevan años prestándose a través de empresas subcontratadas. La novedad que implica la reforma es que los ayuntamientos también podrán delegar el servicio mínimo de asesoramiento que quede en sus manos, y que hasta ahora imparte personal propio, en una entidad privada.

El ayuntamiento de Galapagar (PP), en Madrid, ya se ha adelantado a la aprobación del Proyecto de Ley. El pasado 4 de abril aprobó la externalización de todos sus servicios sociales, argumentando que el objetivo es “abaratar los costes” y mejorar la atención. La medida ha sido criticada por vecinos, oposición, profesionales y sindicatos, que han protagonizado varios actos de protesta en los últimos meses. También el Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) de Madrid, se ha pronunciado defendiendo los servicios sociales como “imprescindibles” y denunciando que “su privatización busca siempre un beneficio económico”.

_______________________________________________

Fuente: eldiario.es

Share
Esta entrada fue publicada en PORTADA. Guarda el enlace permanente.