La actual U.E. nos conduce a la catástrofe

El 22 de junio el ciclo “Otra sociedad es posible” se cerró de forma destacada con una charla excepcional de la profesora Bibiana Medialdea (Universidad Complutense de Madrid) titulada “La crisis y el sistema euro”. La economista dejó muy claro que la única salida a la crisis es el rechazo frontal de la deuda ilegítima y las medidas de austeridad impuestas por la Troika y la necesaria refundación de la Unión Europea. La alternativa sería un desastre social de la magnitud de los cataclismos que sufrieron países como Argentina en los 80 y Rusia en los 90.

Medialdea sostuvo que los proyectos de la Unión Europea y del euro están basados en un modelo neoliberal que, incluso en tiempos de bonanza, conllevó una gran pérdida de peso de los salarios frente al capital y que benefició principalmente a las élites financieras. Desde sus inicios el principal objetivo del modelo europeo ha sido la rentabilidad del capital, no la satisfacción de las necesidades sociales ni los derechos humanos. Como muestra, entre 1996 y 2007 el peso de los salarios en el PIB bajó continuamente en la U.E y en España (en nuestro país desde el 60,2% al 54,8%). Además, los tratados europeos prohíben al Banco Central Europeo financiar a los estados, sus préstamos sólo van destinados a la banca privada.

La puesta en marcha del euro supuso una dualización de Europa entre países exportadores con superávit (Alemania) e importadores con déficit (la Europa del Sur). Como consecuencia se creó una necesidad estructural de endeudamiento de estos últimos. Paralelamente los capitales de Alemania o Francia se beneficiaron de un mercado para sus exportaciones y para sus préstamos financieros. En contra de la creencia de que el problema es la deuda del estado y de las familias, resulta que es mucho más alto el nivel de endeudamiento de las empresas (70%) que de las administraciones públicas (13%) y de los hogares (17%).

Llegada la crisis en 2008 la gestión de la Unión Europea ha agravado seriamente la situación pues ha ido principalmente enfocada a proteger los intereses de los acreedores a costa de las poblaciones de la periferia. Todo el dinero de los rescates va directamente a los bancos de los países acreedores y la deuda tiene que ser asumida por los ciudadanos. El proceso es similar a la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI) en América Latina en los años 80 con duros planes de ajuste, políticas obligadas de austeridad, reformas estructurales neoliberales y rescates a cambio de privatizaciones, recortes y ajustes salariales.

Los efectos sociales en América Latina fueron profundos: desaparición de gran parte de la clase media, gran incremento de la pobreza, e incluso una bajada importante de la esperanza de vida (3 años en Argentina). En Europa ya se pueden ver los mismos resultados: ha empezado a bajar la esperanza de vida en Grecia y en España ya hay malnutrición infantil. Todos estos costes sociales se producen para salvar un sector financiero que causó la crisis del 2008 por su comportamiento irresponsable.

Para la profesora Medialdea la única solución para los países periféricos como España, Grecia, Portugal e Italia sería una ruptura total con la política de austeridad de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea). En primer lugar, se trata de rechazar de plano los “recortes” impuestos para, a continuación, impugnar una parte de la deuda externa como ilegítima y no pagadera. Estas medidas suponen un enfrentamiento político con las élites que hoy dirigen la U.E. Pero sin él no será posible una reconfiguración de abajo a arriba del proyecto europeo que ponga en el centro el respeto del equilibrio ecológico y las necesidades fundamentales de la población.

(Fuente: reelaboración de un texto de Entorno Escorial)

Ver video

Print Friendly, PDF & Email
Share
Esta entrada fue publicada en PORTADA. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La actual U.E. nos conduce a la catástrofe

  1. Paco dijo:

    Totalmente de acuerdo perooooo…. ¿quien le pone el cascabel social al gato europeo? ¿qué fuerza obliga a los magnates del dinero a apearse de sus sobradamente excesivos privilegios en favor de un colectivo al que desprecian y están en vias de eliminar?

Los comentarios están cerrados.